Lanzamos el primer avión de madera fabricado completamente en México en el siglo XXI

h1
  • El avión será presentado en octubre próximo durante la Design Week Mexico
  • Los primeros ejemplares saldrán a la venta en diciembre de 2016
esquema

Aviones de madera

Los aviones de madera resultado de la alianza entre Pirwi y Horizontec serán los primeros fabricados en México desde el siglo pasado. Este hecho contribuirá a la reactivación de la industria aeronáutica mexicana, que desde los años 50 no fabricaba aviones completos, sino únicamente partes.

Las aeronaves serán biplaza (side by side), ligeras deportivas (Light Sport Aircraft, LSA), de ala baja y tren de aterrizaje fijo, con un peso de despegue de 600 kg. Cada uno contará con las siguientes características: techo= 15000 pie; Velocidad de crucero= 230 Km/h; Velocidad máxima= 300 Km/h; potencia= Rotax912 de 100 hp, autonomía= 6 h, alcance= 1500 km, peso en vacío= 330 kg.

La manufactura artesanal de expertos ebanistas, sumada a un diseño de punta, garantizará la eficiencia y durabilidad de los aviones. Tendrán un uso deportivo, recreativo y podrán emplearse para instrucción así como para vigilancia territorial. Sus acabados cumplirán con elevados estándares estéticos y de calidad. La madera será extraída de abetos y abedules sembrados exclusivamente para uso aeronáutico y certificados por la Federal Aviation Administration.

El costo de cada avión será de 180,000 dólares y se fabricarán sobre pedido, con el objeto de personalizarlas al gusto y necesidades de cada cliente.

Pirwi, diseño y sustentabilidad

Pirwi es una firma mexicana de muebles contemporáneos, fundada en 2007, que funciona bajo un esquema colaborativo. Trabaja con 19 diseñadores, mexicanos y extranjeros, que comparten una filosofía de trabajo enfocada al diseño responsable y la innovación. Su presencia se extiende a 120 tiendas de 18 países, incluidos Italia, Francia, Alemania, Inglaterra, España, Portugal, Grecia, Rusia y Holanda.

La colección de Pirwi cuenta ya con más de 140 productos, varios de ellos galardonados con premios de diseño en México, Europa, Estados Unidos y Japón, y una pieza que forma parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

La empresa se planteó como una plataforma productiva con un alto nivel de responsabilidad social y ambiental, cuyo objetivo es producir en México muebles contemporáneos de alta calidad que serán distribuidos internacionalmente.

Horizontec levanta el vuelo

Horizontec es una empresa mexicana fundada en 2014 por el arquitecto Eduardo Carrasco y el diseñador Giovanni Angelucci (pilotos privados de ala fija y aviones ultraligeros). Se dedica al diseño, desarrollo y fabricación de aeronaves deportivas de categorías lsa (Light Sport Aircraft), experimental y de aviación en general, construidas en madera, fibra de carbono y materiales innovadores ligeros.

La firma está inscrita en el Registro Nacional de Instituciones y Empresas Científicas y Tecnológicas (reniecyt). En 2015, logró el apoyo del fit (Fondo de Innovación Tecnológica) por parte del Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), de la Secretaría de Economía, para el proyecto Desarrollo y fabricación de una aeronave ligera deportiva (lsa) innovadora con materiales en fibra de carbono. En la última edición de la Semana Nacional del Emprendedor se le otorgó el reconocimiento como un caso de éxito fit 2016.

La empresa está vinculada con la Universidad Aeronáutica de Querétaro (unaq). Cuenta con un equipo de ingenieros aeronáuticos de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica Ticomán, del ipn, y la asesoría de empresas nacionales y técnicos internacionales con experiencia en materiales compuestos.

Pirwi & Horizontec

Calidad, diseño e innovación, son las cualidades que definen la sociedad entres estas dos empresas, mismas que les ha permitido alcanzar la competitividad internacional.

Ambas comparten un dominio pleno de las técnicas del trabajo en madera, material que, por ser natural y resistente, resulta ideal para la fabricación tanto de muebles como de aviones. El abedul, árbol de donde proviene buena parte de la madera que utilizan, proviene de Finlandia, país donde es sometido a diversos procesos de alta calidad que le otorgan el Certificado fsc.

A Pirwi y Horizontec las une también la alta consideración en que tienen la calidad de sus piezas, así como el cuidado que prodigan a sus procesos de conceptualización, investigación e ingeniería. Su meta es que cada producto alcance la mayor duración posible, objetivo para el que la madera presta un gran servicio, debido a los tratamientos que recibe.Por último, Pirwi y Horizontec se caracterizan por el respeto irrestricto a las normas nacionales e internacionales de sustentabilidad; los abetos y abedules utilizados en la construcción de muebles y aviones son cultivados específicamente para esos usos. En tanto que de estos árboles se utiliza sólo de cinco a 10% de la madera (pues debe ser nueva, sin nudos ni defectos; prácticamente perfecta), un uso irresponsable supondría una gran falta ambiental.

Es por todo ello que la unión entre estas empresas resulta tan natural como prometedora.

Giovanni Angelucci, diseñador

Giovanni nació en 1970, en la Ciudad de México. A los cinco años se mudó con su familia a Italia. Creció en un hogar multicultural y un entorno artístico. Sus padres, tíos y abuelos le daban ejemplo de creatividad en sus talleres de pintura, fotografía, carpintería, talabartería y cerámica. En el trascurso de sus estudios, maduró su pasión por el diseño, la arquitectura, la ingeniería mecánica y el vuelo, lo que le hizo unir la teoría con la práctica: diseñó muebles, remodeló casas y restaurantes, y pintó murales en edificios públicos y privados, impulsado por el gusto de hacer cosas con sus propias manos y ver realizados sus proyectos. Fue piloto privado y de ultraligeros durante más de 15 años.

En el 2007, estando en su casa de Villanova di Cepagatti, vio en su computadora uno de los aviones de madera de Giuseppe Vidor, carpintero italiano que alcanzó fama en su país gracias a sus aviones súper ligeros. Al verlo, decidió que construiría y volaría uno similar. Un mes después, conoció a Giuseppe Ciancio, emprendedor, hijo de carpintero, de 75 años y con enorme capacidad de trabajo y gran pasión por lo que hacía. Giovanni fue su ayudante, aprendiz y amigo durante dos años. Con él conoció las bondades de la madera. Continuó su aprendizaje trabajando en la empresa Aviator, al lado de su segundo mentor: Raffaele Fabiilli, quien era técnico en aeronáutica y emisor de certificaciones. Permaneció con él durante cuatro años, completando así la parte más especializada de su aprendizaje.

En México, Giovanni materializó su anhelo en el taller de carpintería que su tío Eduardo posee en el Desierto de los Leones. La pasión por el vuelo, compartida por tío y sobrino, les impulsó a fundar Horizontec. Su objetivo, ver más allá, expandir sus límites, no frenar el vuelo. “Sólo la altura crea nuevos horizontes”, decía un cuadro del padre de Giovanni, que tenía además el dibujo de una gaviota. Ésa ha sido, desde hace más de 15 años, la apuesta de este visionario italiano hoy radicado en México. Para él, todo lo que es capaz de crear conciencia y constituirlo como ser humano, es bienvenido.